El primer aserrío con doble desplazamiento permite seguir la dirección natural de la fibra de las trozas. El análisis tridimensional por láser permite la optimización de la materia prima.