El almacenamiento a temperatura y humedad controladas garantiza una protección óptima de la madera secada. La gestión informatizada de los inventarios y de la producción permite mantener un flujo óptimo de materias primas.